domingo, 30 de octubre de 2011

Senda del Arcipreste con los Bicivoladores y los SMS


sábado, 22 de octubre de 2011

Senderos de la Angostura despues del Carro del Diablo

                                                                      Las fotos de Karpov 
                                                                      y las de Jesus
                                                               

domingo, 16 de octubre de 2011

Majada del Cojo


Las fotos de Jesus

sábado, 1 de octubre de 2011

Por los senderos de los Gnomos y el Carril del Gallo



Era el segundo intento de realizar esta ruta, la vez anterior en pleno mes de Julio las inclemencias meteorológicas en forma de niebla y lluvia nos impidieron hacerla, así que el sábado nos presentamos en el aparcamiento del Ceneam con la intención de conseguir realizar esta ruta que sobre el papel tenia una pinta extraordinaria. Allí estábamos Pachi, Nacho, Roberto, Pablo, Jesús y yo, vamos el núcleo duro de los Sin Pedrolos, después de saludos varios y algo de mecánica en la bici de Pachi iniciamos la marcha sobre las nueve y cuarto, atravesamos el pueblo de Valsain y empezamos a subir por una
carreterilla asfaltada, esta subida en algunas ocasiones con algo de dureza no nos abandonaría hasta   llegar al cruce de caminos de la Cruz de la Gallega, allí aprovechamos para reagruparnos y observar las vistas que nos brindaban los alrededores, a lo lejos la ciudad de Segovia con su catedral y por el otro lado pinos y montañas. Seguimos por la carretera aunque ahora en ligera bajada, lo que nos hacia pensar que todo lo que se baja hay que subirlo después, la bajada se prolongo hasta llegar al paso de un rio, aquí la carretera cambió totalmente y lo que antes era una bajada disfrutona se convirtió en una subida  que nos hizo ralentizar la marcha, gracias a que íbamos rodeados de un bosque espectacular el pedaleo se hacia mas llevadero, hasta llegar a la parte mas complicada del día, dejamos la carretera y cogimos un camino a izquierdas que al principio parecía mas un cortafuegos que otra cosa, este tramo se hizo como se pudo, un porcentaje bastante sostenido del 20% nos hizo patear mas de lo que nos hubiera gustado. Como todo termina llegamos a un pequeño collado donde el desnivel se volvía mas llevadero aunque sin dejar de subir, pusimos nuestra marcheta y seguimos disfrutando del camino que estaba bordeado de grandes pinos y una cantidad inusual de acebos, sera por eso que se le llama pinar de la Acebeda, por suerte no todo es subir, así que de vez en cuando el sendero nos ofrecía unas bajaditas que nos hacían liberar adrenalina, todo ello aderezado con diferentes vadeos de ríos, yo como es mi costumbre si no es por obligación prefiero pasarlos andando, pero hoy he tenido que vadear montado mas de uno, así entre unas cosas y otras llegamos por fin al cruce de la pista de la Fuenfria, ya nos quedaba menos de subir, aunque hasta llegar a la fuente de la Reina todavía tendríamos que salvar algún desnivel. Aprovechamos el entorno de la fuente para comer un poco y charlar con un grupo de bikers que estaba descansando allí. Al terminar y sabiendo ya que teníamos el puerto de la Fuenfria a tiro de piedra  iniciamos la marcha con decisión, llegamos al alto y como suele ser costumbre los fines de semana estaba lleno de gente, ciclistas y senderistas que al igual que nosotros disfrutan de tan maravilloso lugar. Había llegado uno de los momentos más esperados del día, así que igual que si fuéramos unos especialistas nos dedicamos a bajar la altura de los sillines, todos mis compañeros iban a bajar por primera vez el famoso Carril del Gallo, para mi seria la segunda vez, si mas demora iniciamos la bajada, bajada que hicimos bastante bien no siendo en los dos o tres tramos complicados que tiene donde mas por precaución que por otra cosa los pasamos andando, como las confianzas no son buenas consejeras en uno de esto pasos Nacho descabalgo con poco estilo, aunque sin consecuencias para su integridad física, esto nos hizo ser mas precavidos todavía, llegamos sin mas contratiempos al final del Gallo y cruzamos el arroyo del Telégrafo, a partir de aquí el camino era una novedad para todos, cogimos el camino que sale a mano izquierda y aunque al principio parecía que iba a ser un paseo pronto nos dimos cuenta de que no iba a ser así obligandonos a patear en algún tramo, por suerte y después de volver a cruzar el arroyo aquello mejoro y nos llevo por unos senderos preciosos a la pista de la fuente de la Reina. Avanzamos un poco por ella y nos cruzamos con bastante gente que estaba aprovechando el día y las frescas orillas para pasar una jornada en la naturaleza nos metimos por un senderito que nos llevo sin mas dilación al inicio de la ultima parte de la ruta, las pesquerias reales. A partir de aquí y sin alejarnos apenas del rio fuimos sorteando los obstáculos que tenia el camino, primero naturales y después y a medida que nos acercábamos al área recreativa de la Boca del Asno en forma de familias enteras que estaban por la zona. Al llegar a la Boca del Asno y viendo que la hora se nos estaba echando encima decidimos realizar la ultima parte del recorrido por carretera, así que volvimos a subir los sillines y nos lanzamos por la carretera sorteando Porches y Ferraris que debían tener una concentración por la zona. Llegamos a los coches cargamos bicis, comentamos la espectacular ruta que habíamos hecho y nos despedimos hasta la próxima, seguramente nos cueste encontrar otra tan completa como esta.
Aquí todas las fotos que hizo Jesús